martes, 28 de agosto de 2007

Nuevas formas de comunicación y avances tecnológicos sin mucho alcance social.

La Banda Ancha (B.A) sigue en expansión en Medellín como en toda ciudad con unos índices de desarrollo industrial y comercial y por lo tanto de conexión cada vez más amplios debido a la necesidad de estar comunicados con el resto del mundo.

Ahora estar entre montañas no nos hace ver como una comunidad cerrada como usualmente se ha visto (digamos que es la crítica que usualmente se escucha por parte de personas de otras regiones por aquello de las diferenciaciones culturales dentro de nuestro país –orgullo paisa que llaman--)

Tener un computador es en la actualidad una necesidad tanto para estudiantes escolares como para trabajadores y otros públicos que viven alrededor de todos los productos y procesos que se abren paso debido al desarrollo cada vez mayor de la tecnología.

Pero ¿se convertirá ese avance en una nueva forma de exclusión en lugar de una forma de aprovechar las nuevas alternativas que ofrece la tecnología?

Teniendo en cuenta la limitación económica para la adquisición de nuevos equipos (computadores y otros dispositivos) que tiene una sociedad con gran mayoría de personas de bajos recursos, se debe pensar en la mejora de las condiciones de vida desde aspectos básicos antes de satisfacer las necesidades tecnológicas. Siendo así, ¿a qué hora lograremos conectarnos?

Suponiendo que una gran mayoría tiene la posibilidad de adquirir un computador, ¿qué sigue luego?, la conexión, pero teniendo en cuenta la cantidad y el tipo de ofertas existentes en la actualidad, las cosas no se ven muy fáciles.

Empezando porque los equipos, a pesar de haber rebajado siguen siendo costosos; toca comprar clones tipo Monterrey que ofrecen varias posibilidades, pero bajo el riesgo totalmente alto de incumplimiento de una garantía, que ofrecen de manera animada cuando se va a realizar la compra pero no cuando se va a hacer el reclamo (situación que conozco de buena fuente, o mejor, fuentes, porque el caso es recurrente).

En Bogotá se empiezan a ver algunas alternativas porque allá tienen más proveedores de equipos y de servicios de conexión y entonces la acción de la competencia hace lo suyo y actúa en beneficio de los usuarios pues estos asumen la posibilidad de cambio ante la existencia de otras empresas que presten un mejor servicio. Pero, ¿y Medellín que?

En Medellín aún no tenemos una buena oferta de servicios porque contamos con el poder cuasi absoluto de una empresa pública que no se mide ni le importa el aprovechamiento de Internet, la participación ciudadana a través de la red, la comunicación electrónica, etc. Lo único que se demuestra es un interés desmedido por ganancias, un interés que aleja a las personas y a la sociedad antioqueña de oportunidades de desarrollo.

Vemos que el servicio más ofrecido es el de EPM por obvias razones, le sigue la una propuesta de servicio inalámbrico de Orbitel –que vendría siendo la misma cosa, porque hacen parte de una sola organización-- (sin tener en cuenta a Edatel que es la encargada de los pueblos de Antioquia); luego llega Coldecon como alternativa, pero sigue siendo el interés de negocio el que media en la prestación del servicio; por su parte Skynet ofreciendo el arcaico conmutado porque sus planes de Banda Ancha son satelitales y se ofrecen como planes corporativos; y de Bogotá, no contenta con la insatisfacción de la gente de allá, llega ETB para ofrecer planes iguales o más caros que las anteriores organizaciones.

Todas estas empresas, a excepción de Orbitel, aún ofrecen conexión vía telefónica, un servicio que a la larga es más caro que la Banda Ancha porque aparte del costo de la conexión hay que sumar los impulsos o minutos telefónicos, una situación deplorable, porque mientras que en otros países cuentan con Banda Ancha gratis, aquí se sigue cobrando hasta por el conmutado.

Hay que hacer camino, apoyar el uso de estas nuevas herramientas y procurar la elección de representantes en la política que intervengan esta situación y tomen medidas para que la tecnología, en lugar de aplastarnos, nos sirva como herramienta de crecimiento personal y colectivo.

2 comentarios:

Carlos Correa dijo...

Muy buena la radiografía de este problema de acceso a las nuevas tecnologias. Pero no crea que es solo en las provincias o en Medellín, en Bogotá impera el cada vez más fuerte y opresor TVcable y como ha comprado a sus competidores manipula el servicio y precio como bien le parece, porque son ellos o ETB y su comentario ya lo dijo todo sobre esta empresa.

Pero lo que parece increíble es que aún hay barrios y muchos en los que la banda ancha es un sueño ( y no estoy hablando de barrios marginales ni estratos 1 y 2) Hay muchos lugares, como en mi hogar, donde actualizar un blog puede ser mejor que una clase de yoga -si para tener paciencia se trata- debido al servicio conmutado.

Entonces ¿puede ser determinante el Internet como elemento excluyente? diría yo por que sí, mientras los niños de clases altas ya a los 10 años diseñan paginas y demás, los mas vaciados sabrán escasamente revisar el correo... y a una lentitud.


un saludo y como siempre me paso de tamaño en el coment..

Admin.C dijo...

Hola Carlos

Extenso sería donde pasara de tres cuartillas. Está bien para lo que querías explicar.

Yo no veo como problema sólo las limitaciones en cuanto a banda ancha, le sumo también la falta del equipo. También le agrego que hay personas que teniendo computador, no lo usan porque no les gusta o porque no saben. Alfabetizar e incentivar es el asunto.

Hay muchos factores que intervienen en este país que apenas alcanza a concebir la idea de lo digital.